Entertainment

Sevilla – Real Madrid | LaLiga: Y el recital del Madrid, ¿qué estilo es?


El Madrid ganó media Liga en el Sánchez Pizjuán con una remontada memorable sustentada en el buen juego. Lo bordó el equipo blanco, que firmó la mejores 45 minutos en mucho tiempo. En pleno debate del estilo, los blancos dieron un golpe en la mesa descolgándose con un fútbol total lleno de intensidad, calidad y corazón. Parecía el Madrid muerto al descanso y salió de la caseta en modo Champions para asestar un golpe al campeonato casi definitivo.

En el partidazo se coló Cuadra Fernández, que no dio una derechas. Perdonó una roja por dos amarillas a Camavinga y hasta llevó la contraria al VAR con tal de anular un gol de Vinicius por una mano que solo vio él. Pecho claro del brasileño, pero Cuadra dijo que mano y de ahí no hubo quien le moviera. En fin…

El Sevilla, anulado en la segunda parte, se mete en un lío por la Champions. Y los blancos, tan contentos, con Benzema decidiendo de nuevo y con un Rodrygo estelar.

Lo de los árbitros y el VAR…

El partido tuvo polémica porque Cuadra Fernández se empeñó en ello. No dio una y no se dejó ni ayudar por el VAR. Terrorífica noche. Al inicio del partido, los blancos reclamaron un penalti por mano de Diego Carlos con 0-0. Una mano como un piano, pero el VAR no entró porque el balón le venía del hombro. Se han pitado mucho menos claros que éste del central del Sevilla, que al final logra que el balón no caiga en la zona de influencia del área.

Luego Cuadra Fernández no expulsó a Camavinga por una entrada por detrás a Martial. Ya tenía una amarilla el francés y se la jugó para cortar el contragolpe. No pitó ni falta. Luego amonestaría a Martial, que se tuvo que ir lesionado. Otro disparate.

Pero el error más grave llegó en la segunda parte. Marcó un golazo Vinicius tras bajar el balón con el pecho y Cuadra se empeñó en ver mano. Le llamó el VAR, porque no había mano. Pero insistió Cuadra en que sí y ni las imágenes le hicieron cambiar de opinión. Incomprensible.

Rodrygo estelar

Míster Champions se entrenó en LaLiga con un golazo. Golazo por la jugada coral del Real Madrid, que bordó el fútbol en el arranque de la segunda mitad. Carvajal y Vini dibujaron un jugadón en la izquierda a base de paredes y el centro del lateral lo mandó a la red Rodrygo con un remate de delantero centro. Un golazo que deja claro que el Madrid también sabe jugar bonito al fútbol.

El brasileño fue decisivo con su aportación desde el banquillo.

Y Benzema nunca falla

Y Karim, que había tenido dos ocasiones en los primeros 90 minutos, apareció en el 92′ para dar medio título al Madrid con una genialidad en el área. Porque sólo él es capaz de definir con esa calma y esa calidad rodeado de defensas del Sevilla. Encontró la única rendija para disparar y batir a Bono y no falló. Y ya van 39 goles en 39 partidos. Balón de Oro. Sin discusión.

Militao cortocircuita en el Pizjuán

El brasileño, el mejor defensa del Real Madrid esta temporada, tuvo una primera parte aciaga ante el Sevilla. La noche se le empezó a complicar con la falta que dio lugar al primer gol del equipo de Lopetegui. Se quitó de la barrera. Aún nadie sabe por qué. Courtois se lo sigue preguntando y Modric, que se lo recriminó en el césped, sigue sin dar crédito. Luego no estuvo fino en el 2-0. Tecatito le ganó la posición y Militao ni cuerpeó bien ni ganó el duelo por velocidad. Un mal arranque en la oficina que luego enmendó en la segunda parte.

¿Hay Liga?

La victoria del Madrid en el Pizjuán prácticamente cierra LaLiga. Los blancos mantienen el margen y siguen cayendo las jornadas. El Barça, en el mejor de los casos, podría cerrar la próxima semana a nueve puntos. Y con este Madrid en modo apisonadora y viendo el título en el horizonte… parece complicado que se le escape.




Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.