En esta ocasión, hemos intentando arreglar la pantalla de un portátil que ha sufrido el síndrome del vinagre.