Entertainment

El deportista Carlos III: “Si perdemos chenme la culpa, que ya estoy acostumbrado”


Traje cruzado de cuatro botones metlicos, pauelo en el bolsillo de la chaqueta, zapatos impolutos… y un monopotn. Circula an el video de finales de los 70 en el que, durante una visita a la organizacin comunitaria Inter-Action, situada en Kentish Town, al noroeste de Londres, el entonces prncipe Carlos se atreve con el skate ante la algaraba general. Todo ha empezado con una pregunta a un nio, “me prestas la tabla?”, pero lo que desconocen los presentes es que a su alteza le regalaron por Navidad una con la que suele practicar en Windsor. Por eso rompe con el protocolo para deslizarse. Porque est entrenado.

73 aos contemplan al nuevo monarca ingls, nacido el 14 de noviembre de 1948, cuando an faltaban casi cinco aos para que su madre fuera coronada, pero esa vida ha estado marcada entre otros muchos acontecimientos por una profunda relacin con el deporte. Porque su relacin de aficiones incluye el esqu, el esqu acutico, el windsurf, el ftbol (de hecho en alguna de sus primeras imgenes aparece manejando el baln con cierto estilo entre compaeros de colegio)… y especialmente el polo, del que ya era practicante su padre Felipe. Por ah parece venir esa pasin.

Eduardo Heguy, junto a Carlos de Inglaterra

Eduardo Heguy, junto a Carlos de Inglaterra

Cuenta la biografa de Carlos que disput su primer partido con apenas 15 aos y en un equipo capitaneado precisamente por el Duque de Edimburgo. A partir de entonces lo hizo con la mayor regularidad que permitan sus obligaciones, de modo que el hndicap fue aumentando gradualmente. Los terrenos principales en los que se desempe fueron Smith’s Lawn, en Windsor Great Park; Cowdray Park, en Sussex; y Cirencester Park, en Gloucestershire. Y eso, a nivel local. Porque tambin aprovech para jugar al polo sus visitas a pases como Australia, India, Estados Unidos, Francia, Brasil, Argentina, Kenia, Malta y Ghana.

Gran pegada, agresivo, buena equitacin: siempre jug con pasin… y hasta alta edad

Eduardo ‘Ruso’ Heguy (exjugador argentino de polo)

Llegados a este punto, conviene ceder la palabra a quien jug con y contra Carlos. Primera Plana se ha puesto en contacto con Eduardo ‘Ruso’ Heguy, leyenda del polo argentino y embajador Laureus: “A finales de los 80 jugaba con los profesionales, el alto hndicap ingls. He llegado a competir contra l profesionalmente. Era un jugador de cuatro goles de hndicap, mediano para arriba el nivel, buena equitacin, agresivo y de muy buena pegada a la ‘bocha’. A comienzos de los 90 dej de competir por sus obligaciones y se dedic a las obras benficas. Haca exhibiciones y recaudaba dinero para sus fundaciones“.

GETTY IMAGES

GETTY IMAGES

Efectivamente, despus de defender a numerosos equipos, entre ellos el de la Universidad de Cambridge cuando era estudiante all, el de la Royal Navy o, en aos posteriores, Les Diables Bleus y Maple Leaf (de aquella poca data alguna de sus imgenes ms clebres, besndose con Diana de Gales tras un partido y an sobre el campo de polo), con el paso de los aos el prncipe abandon el carcter estrictamente competitivo para jugar slo cuando haba una obra de caridad por medio. El dinero recaudado en ese sentido se estima en decenas de millones de libras… hasta que en 2005 anunci su retirada definitiva.

Le hubiese encantado seguir, pero tuvo que dejarlo por el riesgo de cadas

“Me toc jugar con l en innumerables oportunidades”, recuerda Heguy antes de relatar una ancdota impagable. “Una vez venamos perdiendo, nos sentamos entre chukker y chukker [cada uno de los periodos en que se divide un partido] y dijo ‘no se hagan problemas, muchachos, si llegamos a perder chenme la culpa a m, que yo ya estoy acostumbrado a cargas las culpas’. Era la poca en que estaba en plena separacin con lady Di y la prensa le estaba castigando duro. Siempre jug fuerte, con mucha pasin y hasta alta edad. Le hubiese encantado seguir, pero le pidieron que lo dejara por el riesgo de cadas. Era una persona simptica, normal, nada de protocolos… le gustaba que lo trataran de igual a igual dentro de la cancha. Era donde ms disfrutaba, creo yo, porque arriba del caballo uno lo trataba como un par”.

GETTY IMAGES

GETTY IMAGES

Eduardo tambin recuerda aquella estancia del ahora monarca en Argentina: “Cuando vino en 1999, nos invitaron a jugar con su equipo en el Hurlingham Club, a las afueras de Buenos Aires. Ganamos la Copa Principe de Gales, que se jug en su honor, y le invit, si le diverta, a ir a taquear en la cancha I de Palermo la maana siguiente. Se le iluminaron los ojos. ‘Sera extraordinario, pero djame ver si me dan permiso’. Tena que pedirlo por protocolo, seguridad, esas cosas… Aunque uno piense que un prncipe puede hacer lo que quiera, en realidad tiene obligaciones. Lamentablemente se perdi la oportunidad de lo que que viene a ser como jugar un picadito en el Bernabu o pelotear en Wimbledon“. El ‘Ruso’, a todo esto, tambin ha jugado con William y Harry, hijos de Carlos.

Le gustaba que lo trataran de igual a igual en la cancha, era donde ms disfrutaba

Pero la relacin de ste con los caballos incluy tambin las carreras (incluidas las de obstculos). “Llegar entre los cuatro primeros en las tres primeras que corri es un rcord del que cualquier jinete profesional estara orgulloso… y eso a pesar de sus muchos otros compromisos en ese momento“, explicaba en su momento el reputado preparador Nick Gaselee, refirindose al periodo entre marzo y octubre de 1980. Carlos, cuyo color como jockey era el escarlata (con mangas azul real y gorra negra), compr primero un castrado bayo de 10 aos, ‘Allibar’, y despus, tras la muerte de ste por un ataque al corazn, otro de 12, ‘Good Prospect’.

En lo que al ftbol respecta, y ms all de sus propios toques de baln, el Rey rompi su habitual neutralidad en 2012… para declararse hincha del Burnley, ahora en la Championship, segunda categora inglesa, con el que de hecho ha colaborado en actividades benficas. “Ha pasado por momentos muy difciles y estoy tratando de encontrar formas de ayudar a regenerar y elevar sus aspiraciones y su autoestima“, coment entonces Carlos, que en todo caso ha recibido como obsequio la camiseta de numerosos clubes, incluido en Blackburn Rovers, rival de su equipo en el derbi de Lancashire. Al dorso de todas ellas, en lugar de su nombre, apareca HRH [His Royal Highness, Su Alteza Real]. Entre los habitantes de la lite balompdica que tuvieron ocasin de compartir un tiempo con el prncipe est Rafa Bentez, despus de que su Liverpool consiguiera aquella legendaria Champions de la remontada en Estambul. En aquella recepcin, ya con Camilla Parker Bowles acompaando a Carlos, estuvo tambin presente Steven Gerrard en su condicin de capitn ‘red’.

Y adems, el esqu, del que tom las primeras lecciones en Suiza y al que dedic buena parte de sus vacaciones anuales. Y adems, el esqu acutico o el surf . Y adems, la vela. Y adems, el submarinismo (en julio de 1975 pas 47 minutos bajo el agua examinando los restos del Mary Rose, un buque de guerra hundido frente a Portsmouth ms de 400 aos antes, convirtindose en el primer miembro de la Familia Real que lo vea… desde Enrique VIII). El deporte, en fin, ha estado absolutamente presente en una vida.

Con el ajedrez, sin embargo, apenas se le conoce relacin… aunque ahora se haya convertido en el Rey.




Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.